martes, 16 de febrero de 2010

LA FOTOGRAFÍA COMO DOCUMENTO IDENTIFICATORIO

¿Cual es la identificación primaria indispensable en todo documento de identidad?
La fotografía.
Sin fotografía la identificación inmediata es imposible.

De allí que una fotografía sea más valiosa como elemento identificatorio, que una larga descripción escrita de una imagen o huellas dactilares de complicada verificación.
Entre 1890 y 1904, período escolar posible de Carlos Gardel, no se presentaban documentos identificatorios ni del niño ni de sus padres para inscribirlo en una escuela.

Bastaba la palabra de quien lo inscribía.Entonces, un certificado escolar de promoción a un grado superior, o una matriculación, no certificaban que la mencionada era su verdadera identidad.

Las dudas sobre la verdadera identidad del niño que asistió al Colegio Pio IX, surgieron porque se lo inscribió con el nombre que dio su madre sin aportar documento identificatorio alguno que pudiera definir su edad y nacionalidad.


Sí lo hizo Carlos Gardes, el hijo francés de Berta Gardes, -cuya identidad usó el cantor hasta adquirir un documento propio- y por el que fue sustituido en el momento de su muerte, fraude pergeñado por Armando Defino para que la herencia no fuera declarada yacente y poder seguir administrándola él mismo, asegurándose de este modo su bienestar económico futuro con el silencio de los amigos de Gardel y el de su madre adoptiva, al haberla comprometido en un fraude que ella por sí misma nunca hubiera podido imaginar.

Tenemos entonces que la fotografía escolar de Carlos Gardel identificado en la misma por Berta Gardes, nos muestra de manera indiscutible, irrebatible, la escuela donde Gardel hizo toda o parte de su escolaridad y que fue tomada en la Escuela de 2º Grado Nº 27 de la Calle Durazno 337 del barrio Sur de Montevideo.
Carlitos está frente a su aula con sus compañeritos de Primer Grado "C"
**

sábado, 15 de diciembre de 2007

CARLOS GARDEL - EL DERRUMBE DE LA “HISTORIA OFICIAL”

Cuando se trata el tema del origen del cantor Carlos Gardel, la lógica tradicional ofrece proposiciones unidas por contrariedad a otras que no pueden ser simultáneamente verdaderas.

Podrá objetarse que la postulación del criollismo rioplatense de Gardel colisiona con la partida de nacimiento de Charles Romuald, pero no es inédito que los HECHOS modifiquen la aparente veracidad de un documento.

Durante años, los adictos a la “historia Oficial” pidieron alguna prueba concreta del nacimiento de Gardel en el Uruguay.
Ahora la tenemos, y si bien no se trata de un acta de nacimiento porque el cantor fue un indocumentado hasta 1920, existen en cambio otros documentos identificatorios irrebatibles como lo son sus fotografías de infancia.
La comprobación de que la primera de ellas fue tomada en Montevideo, antes de que Berta Gardes llegara al Río de la Plata con su hijo francés es lo suficientemente contundente como para derrumbar TODA la “Historia Oficial”.
Cuando un dato es esencialmente cierto, como lo es la asistencia ahora probada de Carlos Gardel, a través de un documento fotográfico que lo muestra como parte de un grupo escolar en la Escuela de varones Nº 27 de la calle Durazno 337, de Montevideo, no se puede seguir negando que esa fotografía determina:

a) La PRESENCIA indiscutible del cantor en esa ciudad en fecha anterior al arribo de Berta Gardes a Buenos Aires con su hijo Charles Romuald Gardes, nacido en Toulouse en 1890, con más de seis años de edad.

b) La PRUEBA de que hubo dos niños a los que se ha tratado de fusionar en uno solo a los fines de que Berta Gardes, madre adoptiva del cantor, pudiera hacerse acreedora a su herencia.
A partir de ese hecho irrebatible, todas las consideraciones que hasta el presente se han hecho para tratar de demostrar el francesismo de Carlos Gardel quedan invalidadas por el HECHO CONCRETO Y PROBADO que lo ubica en Montevideo antes de 1893 con una edad que oscila entre los 6 y 8 años, comprobación que fue posible gracias a que el propio Carlos Gardel expresó al Sr. Salterain Herrera haber concurrido a la escuela Nº 27 del barrio Sur de Montevideo, situada en la calle Durazno casi Médanos, testimonio que quedó documentado por Avlis en el libro “Carlos Gardel, El hombre y su muerte”, pag. 77, hace más de 30 años.
La documentación aportada por la Sra María Hortiguera, directora del Museo Pedagógico de Montevideo, redondeó las pruebas.


La presunción de su origen criollo pasó a ser entonces, de una conjetura, a la conclusión a la que se arriba evaluando, objetivamente, todas las probanzas acumuladas.

Tan válido como el hallazgo de la verdad, es la demostración de la mentira y esta fotografía ha demostrado también que es MENTIRA que esa foto escolar haya sido tomada en Buenos Aires, como lo han repetido tantos historiadores y como todavía insiste en ello el investigador Juan Carlos Esteban en la nota publicada en el mes de diciembre de 2007 por el Centro de Estudios Gardelianos:
ARRIBO DE BERTHE GARDES a Nueva York
http://www.quienesgardel.com.ar/trabajos/arribo_gardes.html

Dice allí:
c) La presunta escolaridad de Gardel en Montevideo, indocumentado y carente de registros y matrículas que lo acrediten como alumno, en base a una foto de una escuela de Buenos Aires, suministrada casualmente por Bertha Gardes.”

Aquí vemos lo que decía al respecto la revista Ahora el 23 de Junio de 1950. Se suponía entonces que esa fotografía correspondía a una escuela de Buenos Aires. Es lógico que así fuera porque si suponían que Gardel era francés, no podía imaginarse que esa fotografía hubiera sido tomada en Montevideo.

El investigador insiste en decir “en base a una foto de una escuela de Buenos Aires”, porque es consciente de que si la foto no fue tomada en Buenos Aires, en alguna de las escuelas a las que asistió el hijo francés de Berta Gardes, TODA SU TEORÍA DEL FRANCESISNO DE GARDEL SE DERRUMBA.. Pero su afirmación no tiene sustento. No puede probarse por la sencilla razón de que es errónea.
Refuerza esta convicción al decir “suministrada casualmente por Bertha Gardes.” porque con esa afirmación admite lo que nunca se puso en duda: QUE EL NIÑO DE LA FOTO ES EFECTIVAMENTE CARLOS GARDEL, sin necesidad de que se haga peritaje alguno para confirmarlo. No hay otra explicación que justifique que Berta Gardes tuviera en su poder una foto de un grupo escolar de una escuela de Montevideo a la que el cantor afirmó haber asistido, y que afirmara además que se trataba de Carlos Gardel.

Las fotografías existentes de la Escuela Superior de Niñas de Talcahuano 678, a la que asistió el hijo francés de Berta Gardes, con sus enormes diferencias edilicias con la escuelita de Durazno y Médanos, PRUEBAN que la fotografía escolar de Gardel no fue tomada allí.
Como si no bastaran las diferencias existentes a simple vista, recordemos que los planos de la escuela de Talcahuano 678, no tienen tampoco ninguna coincidencia con las características de distribución de la escuela de Durazno y Médanos.
Hay que agregar a lo dicho que no hay ninguna posibilidad de que la fotografía escolar de Gardel haya sido tomada con posterioridad a 1897, porque un segundo documento fotográfico tomado en 1894 en Buenos Aires por la casa Benincasa Hnos. lo muestra con alrededor de 10 años, es decir, con más edad, acompañado por una niña, que a juzgar por la fecha en que pudo ser tomada la fotografía fue Francisca Franchini.

Es imposible entonces que la foto escolar haya sido tomada en fecha posterior a la que lo muestra con la niña Franchini. En consecuencia es imposible que haya sido tomada en ninguna de las otras escuelas a las que asistió posteriormente el niño francés.
El C.E.G. niega irracionalmente las evidencias de que esa fotografía fue tomada en Montevideo y afirma, tratando ilusoriamente de sostener lo ya insostenible, que fue tomada en una hipotética escuela de Buenos Aires, pero no aporta prueba alguna que permita suponer siquiera de que escuela se trata.

Si tuvieran la intención de debatir seriamente informarían concretamente a qué escuela de Buenos Aires se refieren.
Es evidente que no pueden invalidar NADA porque no tienen fotografías o planos de la misma que permitan determinar coincidencias edilicias entre la foto escolar suministrada por Berta Gardes y la supuesta escuela que mencionan.

Tanto el C.E.G como sus integrantes, al hacerse los desentendidos sobre este tema, por su incapacidad de rebatir este HECHO tan definitorio de la orientalidad de Gardel, robustecen, reafirman y confirman las siguientes conclusiones:

1) El hecho probado de la presencia de Gardel en Montevideo antes de 1893, demuestra que el testamento ológrafo presentado por Berta Gardes y Armando Defino, a los fines de suplantar a Carlos Gardel por el hijo de Berta Gardes nacido en Toulouse en 1890, era, es y será falaz hasta que no se demuestre lo contrario.
Aún en el caso de ser auténtico, es decir, de haber sido escrito por el cantor, su contenido , ante la probanza de la existencia de otro niño, resulta falaz y se hace evidente entonces que fue escrito por consejo de Armando Defino, para evitarle a Berta Gardes el problema de tener que explicar su verdadera filiación con el cantor, habida cuenta de que toda la documentación de Gardel, además de la sutil diferencia en el apellido, lo daba como nacido en Tacuarembó, Uruguay, en 1887, y con ambos padres fallecidos.
El mismo Armando Defino dice en su libro “Carlos Gardel, la verdad de una vida”, pag 93:
“Cuando se acercaba la fecha en que debía volver a Europa, se actualizó lo referente a su situación jurídica por el cambio de nombre. Si bien es cierto que la única dificultad era la del cambio de la “s” por la “l”, le aconsejé que hiciera el testamento ológrafo aclarando sus nombres, apellido, fecha y lugar de nacimiento.” Con este comentario está admitiendo implícitamente que las dificultades no estaban sólo en el cambio de la “s” por la “l”, sino también en que Carlos, en su documento oficial, se confesaba nacido en OTRO año: 1887, de otra nacionalidad: URUGUAYO NACIDO EN TACUAREMBÓ, y con sus padres FALLECIDOS.
El Dr. Carlos Perrota afirma que estas diferencias no hubieran impedido que Berta Gardes heredara al cantor, en caso de una desgracia, aún si hubiera hecho el testamento a su favor sin decirse hijo de la misma, pero Carlos no sabía que había otros procedimientos que hubieran podido significar el reconocimiento legal de Berta como su madre, porque no era abogado ni empleado de escribanía, entonces hizo lo que le aconsejó alguien en quien él confiaba al punto de llamarlo “hermano”.
Dice además el Dr. Perrota: “
“Se discute, ¿por qué, siendo su madre heredera forzosa, se hacía necesario un testamento? Fácil es la respuesta, si se tienen en cuenta dos cosas:
a) que si hoy día, obtener una partida francesa para acreditar un vínculo demora meses y cuesta dinero, mucho mayor problema era hace setenta años; y
b) que el cantor había firmado todos sus contratos, canciones y aún cuentas bancarias como CARLOS GARDEL, lo que hubiera provocado también largas y costosas tramitaciones aquí y en el extranjero para lograr decisiones judiciales que declararan que CARLOS GARDEL y CARLOS ROMUALDO GARDES eran una misma persona. TODO ELLO LO SIMPLIFICÓ EL TESTAMENTO.”

En esencia, el Dr. Perrota está admitiendo que sin ese testamento, por la forma en que la justicia actúa, Berta se hubiera muerto antes de poder acceder a la herencia del cantor, dado que el testamento no sólo tuvo que poner en claro el cambio de una letra , sino también crear un vínculo hasta entonces jurídicamente inexistente entre Carlos y Berta Gardes.
Y Armando Defino, artífice de la maniobra, se hubiera quedado de un día para otro, sin los ingresos que le proporcionaba su representado.

Lo que habría que preguntar, como decía el Arquitecto Bayardo, es: ¿por qué ese testamento lleno de irregularidades fue validado en Argentina y Uruguay?
La indolencia uruguaya en este caso fue tan culpable del fraude como la deshonestidad de Defino.
A pesar de que los defensores de la versión oficial se llenan la boca diciendo que “las justicias de Argentina y Uruguay determinaron que Carlos Gardel y Charles Romuald Gardes eran una misma persona”, la realidad dice que éste no es un caso jurídico sino histórico y la justicia no lauda en las investigaciones históricas aunque esta última podría desencadenar una investigación judicial.
Carlos Gardel, presionado por su “hermano” y ya sobre el día de partida, copió textualmente el texto que Armando Defino le presentó en el que sólo faltaba la fecha, por eso, contra su costumbre, escribió “así” correctamente y no como lo escribía siempre: “Hasí” o “Hací”, que es como lo siguió escribiendo posteriormente. Tan textualmente lo copió que hasta dejó el espacio para la fecha y recién cuando Defino le indicó que la pusiera lo hizo.
No hay otra explicación lógica para que el nº 7 haya sido agregado después de que el resto del texto fuera escrito.


Esta es una carta copiada del libro de Nelson Bayardo:
"TANGO; de la mala vida a Gardel".
Está dirigida al dueño de un restaurant en Montevideo, no está fechada pero lógicamente fue escrita antes de que Gardel viajara a Europa. En consecuencia fue anterior al testamento ológrafo.
No está claro si Gardel escribió "hasí" o "hací".

Este fragmento corresponde al testamento de Carlos Gardel escrito el 7 de noviembre de 1933. Aquí también figura la palabra "así", pero sin hache. La "s" está clara.

Este fragmento pertenece, según la página Gardel Web, a una carta que Gardel le escribió a Defino en el mes de febrero de 1934, es decir que fue posterior al testamento, donde también figura la palabra "hasí" o "hací".
Y aquí tenemos una carta escrita por Gardel a le Pera en 1934 antes de embarcarse en el Bremmen, -también posterior al testamento, donde se claramente que Gardel escribió "hací".

La realidad muestra además, que el nacimiento en Tacuarembó, resistido por sus biógrafos oficiales fue la única confesión oficial que Gardel hizo de su verdadera nacionalidad.

En consecuencia:

1) Si hubo dos niños, la genealogía y la trayectoria de Berta Gardes no tienen ninguna incidencia en la concepción y nacimiento del cantor Carlos Gardel, ya que las evidencias conducen a pensar que fue hijo de Carlos Escayola y María Lelia Oliva. Que Berta haya estado o no en el Río de la Plata antes de 1893 no cambia ese hecho porque sólo fue su madre adoptiva.

Si bien se ha probado que Berta Gardes estaba en Bordeaux en mayo de 1886, con 21 años de edad, también es cierto que habiendo alcanzado la mayoría de edad, estaba lista para decidir su propia vida.

El hecho de que haya tenido a su hijo en Toulouse, (Su maternidad es parte de la historia, aunque no se haya tratado del cantor Carlos Gardel), ofrece dos posibilidades:

a) Que efectivamente el padre haya sido Paul Lasserre, para lo cual tiene que haber estado primero un período relativamente largo en esa ciudad para tener tiempo de conocer, intimar y concebir un hijo de este señor.

La constancia migratoria hallada por la Sra Clara Koser, extendida por las autoridades migratorias de Nueva York acerca del arribo de Berthe Gardes, a esa ciudad, el día 26 de julio de 1882, a bordo del vapor Valencia, desde Venezuela y en tránsito a Francia, demuestra también que la “fantasía” de que la familia de Berta Gardes se trasladaba de un lado a otro formando un núcleo indivisible, imaginada por el investigador Esteban es también errónea.
Al hablar de la trayectoria de Berta Gardes el investigador decía:
“En 1883 la familia está de regreso en Francia, reside en 32, Rue Prunier de Burdeos.”Y ahora resulta que Berta volvía a Francia ya a mediados de 1882 sin su hermano ni su padrastro, lo que prueba que los movimientos de los componentes de la familia eran independientes.
b) La otra posibilidad es que efectivamente Berta, al alcanzar la mayoría de edad, haya dejado la casa materna para dirigirse a Toulouse a tentar fortuna (siempre dijo haber tenido una mala relación con su madre), donde aún vivía su familia paterna, y al ver que allí las posibilidades no eran muy halagüeñas, haya partido hacia el Río de la Plata. Como no hay registros de viajes hasta 1888, Berta pudo muy bien haber gestionado su pasaporte en Haute Garonne después de mayo de 1886 y antes de 1888, lo que le daba la posibilidad, una vez en el Río de la Plata y en Tacuarembó, (ya que transcurren casi 4 años de 1886 a 1890), de conocer, intimar y concebir un hijo de Romualdo López, tipógrafo de “El Heraldo” de Tacuarembó, perteneciente a Clelio Oliva, hermano de María Lelia Oliva, diario fundado a requerimiento de Carlos Escayola. (La identidad de Romualdo López está perfectamente documentada).
Recordemos además que Nelson Bayardo decía que “Berthe Gardes tomó a su cargo, en 1886, el cuidado del niño que años después pasaría por hijo suyo sin serlo, dejándolo con Anaïs Beaux antes de partir hacia Francia para tener su propio hijo” (Por supuesto la fecha es estimativa.
Al no haber registros de arribos o partidas no puede haber certezas, pero tampoco los hay en Haute Garonne hasta 1888, como para poder afirmar categóricamente que Berta nunca estuvo en el Río de la Plata antes de 1893). Ni se han encontrado registros del arribo de Anaïs al Río de la Plata pero aquí estaba.

Doble coincidencia bastante llamativa: que el hijo francés de Berta se llame Romualdo, como el linotipista de Tacuarembó y que Bayardo cite el año 1886 como posible año del conocimiento de Berta de la existencia del niño que luego se llamaría Carlos Gardel. (Nelson Bayardo falleció antes de que se conociera el censo de Bordeaux)

Si además tenemos en cuenta que Berta siempre confesó tener una mala relación con su madre, las declaraciones de Isabel del Valle y de la propia Berta en el sentido de que su madre la echó al saber que estaba embarazada, resulta creíble. No sería difícil que esta hubiera llegado de Montevideo a Bordeaux embarazada, buscando protección familiar, y que al ser rechazada por su madre se fuera a Toulouse, de donde habría partido, y pidiera protección a su tía Jeanne Pétronille Gardes , hermana de Vital Gardes, padre de Berta, casada con Marius Barrat, Administrador de Hospitales de Toulouse. Ambos tomaron a la joven Berta bajo su protección y la alojaron en su casa de la calle 4 rue du Canon D’Arcole de esa ciudad hasta el alumbramiento, donde tal vez haya permanecido hasta que resolvió volver al Río de la Plata llamada por su amiga Anaïs Beaux, a quien había dejado en Montevideo a cargo de Carlitos, antes de regresar a Francia.
Agravaba la situación el hecho de que cuando Berthe dio a luz a Charles Romuald, en Toulouse, la única familiar directa que estaba en ese momento en Bordeaux era su madre, su hermano mayor se encontraba fuera de Francia.

2) Si hubo dos niños, queda probado también que el detenido en Florencio Varela fue el cantor Carlos Gardel, quien hasta que adoptó un nombre propio utilizó la identidad del hijo de Berta Gardes para desenvolverse sabiendo que en caso de verse en un apuro su madre adoptiva lo apañaría.(*1)
De ahí que, a pesar de que Gardel tenía ya alrededor de 19 años, aprovechara la circunstancia de ser bajo y casi lampiño (testimonio de Omar Zatti) para hacerse pasar por un menor imberbe. Es evidente que no presentó identificación alguna porque el prontuario dice claramente de su edad que es APARENTE.
Dice vivir en Uruguay 162, desconociendo que Berta se había mudado ya a la calle Corrientes, y llevar 13 años y 6 meses de residencia en el país, cuando de tratarse del niño francés llevaría 11 años y 6 meses de residencia.
Se dice de profesión tipógrafo, dato veraz, porque estaba entonces empleado en la imprenta Bon Marché, donde se imprimió “El Heraldo”, entre julio de 1904 y marzo de 1905, justamente dentro de la fecha en que fue detenido en Florencio Varela: 12 al 17 de septiembre de 1904.Y fue “retirado por su padre” cuando todos sabemos que no tenía padre conocido.

Resulta lógico entonces que las impresiones digitales del cantor hayan sido las mismas que figuraban en sus documentos. Las impresiones digitales no cambian con los años.

No se ha podido probar en cambio que las impresiones digitales del niño nacido en Toulouse ni las del alumno cuya escolaridad está documentada en Buenos Aires fueran las mismas del detenido en Florencio Varela.

Agreguemos a esto que el mismo Carlos Gardel admitió haber trabajado como tipógrafo en “El Heraldo” en entrevista publicada en “El Diario” de Montevideo del 19 de Septiembre de 1933, periódico que se imprimió en la imprenta de Cúneo donde Gardel trabajó, según declaraciones de Esteban Capot. Tuvo que ser entre julio de 1904 y marzo de 1905, porque solamente durante ese período se imprimió allí “El Heraldo”.

Que además “El Heraldo”, como “Periódico Colorado, Noticioso y Comercial”, aparecía jueves y domingos en Tacuarembó, y fue fundado allí a requerimiento de Carlos Escayola.

Que cantó en La Boca el 13 de marzo de 1904 cuando el triunfo socialista de Alfredo Palacios.

Que ese mismo año lo escuchó Carlos Dedico, periodista turfístico y autor del tango “Paquetín Paquetón” grabado por Gardel, en un club de la calle Cevallos, llevado por Constancio Traverso.

Y que mientras tanto, el hijo francés de Berta Gardes, con 13 años de edad, estaba pupilo en el Colegio San Estanislao, donde concluyó sus estudios con 10 puntos en todas las materias, hecho incompatible con las andanzas de un jovencito detenido por vagancia.

3) Si hubo dos niños, la tan mentada leyenda del desertor, es un invento repetido por algunos biógrafos que no tiene ninguna explicación lógica, además de ser un rebusque de los francesistas para justificar su indocumentación muy posterior a su fallecimiento, cuando se comprobó por fin que su documento uruguayo era absolutamente legal ¿ o es que la Argentina otorgaba nacionalidad con documentos falsos? Ni Razzano ni Defino mencionaron nunca que Gardel tuviera temor alguno de ser considerado como tal.Si Gardel hubiera sido el niño francés que llegó a Buenos Aires en 1893, hubiera podido nacionalizarse argentino en 1908 y entonces no hubiera tenido obligación de presentarse en Francia en caso de guerra. Es absurdo pensar que estuvo penando con su documentación hasta 1920 pudiendo haberse documentado en 1908, seis años antes de la guerra de 1914.
4) Si hubo dos niños, el hecho de que fuera el mismo Gardel quien escribiera su testamento, no convierte en veraz su contenido porque los indicios y pruebas acumuladas, demostrativas de que Gardel tenía otra edad, otros padres y otra nacionalidad indican lo contrario.

Queda probado entonces que se consumó un FRAUDE, o sustitución de persona, concebido por Armando Defino, quien se aprovechó de la buena fe del cantor y de Berta Gardes, a los fines de poder seguir manejando los bienes del mismo, aún en “el caso de una desgracia”.
Con esta maniobra en la que involucró a Berta llamándola por teléfono y presentándole ya los hechos consumados a un día y medio de la muerte del cantor, cuando la pobre mujer estaba todavía aturdida por el dolor de la pérdida, se aseguró el silencio de la misma y de los amigos que creyeron que lo del testamento en el que Gardel se mentía francés fue una decisión nacida de él mismo para asegurar económicamente a su madre adoptiva en caso de una desgracia y se aseguró además la complicidad de los que, aún entendiendo que fue una maniobra pergeñada por Defino, conociendo el cariño que Gardel le profesaba, trataron de preservar la honorabilidad de Berta Gardes, y ocultaron la verdad sobre la nacionalidad del cantor de tangos más famoso de todos los tiempos para no perjudicarla.

Defino convirtió a Berta en cómplice del fraude no para asegurarle su bienestar económico futuro sino para asegurarse el suyo propio manteniéndola sujeta a sus decisiones. Hasta se fue a vivir con ella para poder controlar todas sus actividades y evitar que hiciera más declaraciones inconvenientes. Su afirmación: “Yo sentía la obligación de sacrificarme por la tranquilidad de ella”, es poco creíble.Tanto “se sacrificó” que, a pesar de vivir juntos, y de haberse ocupado de que Berta redactase un segundo testamento a su favor, se hizo remitir una carta en la que ella confirme su deseo de que a su muerte, todas sus cosas le pertenezcan. (*2)
Se aseguró de ese modo que la herencia de Gardel fuera a parar finalmente a sus manos.
No contaba con la astucia de Razzano, quien finalmente malogró su bien pensada maniobra.

La nacionalidad uruguaya de Carlos Gardel está indubitablemente probada a través de sus fotografías de infancia porque:
1) No hay espacio en la trayectoria escolar conocida de Charles Gardes para un período escolar en Montevideo.
2) Ni el C.E.G. ni nadie ha presentado documento alguno que invalide la evidencia de que el cantor fue fotografiado en la escuela de varones Nº 27 de la calle Durazno casi Médanos de Montevideo.
3) Ni el C.E.G. ni nadie ha presentado documento alguno que pruebe que la fotografía escolar de Gardel corresponde a alguna hipotética escuela de Buenos Aires.
4) Mientras nadie invalide con pruebas concretas la asistencia de Gardel a la escuelita montevideana, seguirá vigente que Carlos Gardel y Charles Romuald Gardes fueron dos niños distintos,
aún cuando no se sepa cuando y donde murió el segundo. Tengamos en cuenta que TODA la documentación sobre el niño desaparecido quedó en manos de Armando Defino y que sin conocer fecha y lugar de fallecimiento es prácticamente imposible determinar cual fue su fin. Siendo parte de una familia muy habituada a los viajes, pudo morir en el país o en el extranjero: en París, en Bordeaux, en Toulouse, en Albi, en Senegal, en Venezuela, o en Indochina, todos lugares ligados a su familia biológica.

La historia se construye con los datos aportados hasta el presente, que en este momento se ha volcado favorable y definidamente hacia la orientalidad de Gardel.

Mientras nadie presente PRUEBAS que invaliden la demostrada existencia de dos niños, Carlos Gardel nació en Tacuarembó, República Oriental del Uruguay, como él mismo lo expresara: “Nací en Tacuarembó, lo que por sabido, es ocioso aclarar”.
Al no tener ningún parentesco con los protagonistas de esta historia, la facultad de solicitar un examen de ADN está fuera de mis posibilidades.
No me niego a apoyar la gestión que está propiciando el Dr. Carlos Perrota, a la que se han sumado los investigadores e instituciones del tango uruguayos, pero considero que ante las pruebas aportadas, ya es superfluo.

Para que se hiciera necesario, los sostenedores de la versión “Oficial” tendrían que aportar alguna prueba concreta, no simples malinterpretaciones de reglamentos escolares, de la presencia de Charles Romuald Gardes en la escuelita de Durazno y Médanos.

-----------------------------------------------------------

(*1) Dice el Dr Paysée González en el Capítulo XX, pag 321 de la última edición de su libro “Páginas Abiertas”:
... “ni antes ni ahora, ninguna mujer puede tener a su lado a un infante sin justificar en algún momento su origen o su entrega”.
... “De alguna manera debía justificar esa tenencia de hecho que detentaba sobre un hijo ajeno de padres que no podía denunciar”.
“...Seguramente entonces, con su hijo verdadero en otras manos, Berta pudo justificar la identidad de Carlitos ante tales requerimientos, con los documentos de Toulouse, pertenecientes a Charles Romuald Gardes”.
(favorecida por el hecho de que en aquella época, tales documentos no incluían ni fotografías ni impresiones digitales)
Agrega Paysée González:
... “no existía en ella una decidida intención de suplantar personas y atribuirle a un infante la identidad de otro en forma definitiva, sino sólo el propósito de hacer VIABLE aquella simple tenencia que detentaba, sin otra solución legal posible.”En consecuencia, el hecho de que Carlos Gardel utilizara la identidad del hijo francés de Berta hasta haber podido documentarse, no implica que haya nacido en Francia.
Es natural que haya elegido al documentarse un nombre parecido al que utilizó hasta lograr su propia identidad. También que siguiera utilizando la misma fecha de nacimiento, (11 de diciembre) modificando sólo el año. Fecha que, casualmente, sostuvo en 1902, cuando intentó obtener en Montevideo una valota a nombre de Carlos Escayola.

(*2) Armando Defino reproduce en su libro, pág. 55, parte del primer testamento ológrafo redactado por Berta Gardes el 29 de septiembre de 1938, cuando todavía vivía con el matrimonio Beaux-Muñiz y, curiosamente, elimina la parte donde Berta enumera lo que lega a sus otros beneficiarios dejando sólo la parte que dice:
... “del REMANENTE de todos mis bienes, acciones y derechos nombro por mi único y universal heredero a Armando V. De Fino, que firma Armando Defino...”¿Ese “remanente” incluiría la casa?
Seguramente Berta dejaba su casa al matrimonio Muñiz que vivía con ella. Sólo podemos conjeturar porque ese primer testamento fue destruído por Adela Defino, furiosa al ver que un importante coleccionista lo había tomado de una caja y había comenzado a leerlo. Pero testimonios que el Sr. Angel Olivieri hace en su libro “Historias de Tango” Ediciones Arrabal, Bs. As. 2005, "El otro testamento de doña Berta", Página 71, hablan de que dejaba algunas cosas a su ahijado, supuestamente Alberto Vacca, hijo de Rosa Carroll de Vacca, la mujer que se habría ocupado de la crianza del niño francés Charles Romuald Gardes.
Vale la pena destacar que Defino menciona también en su libro, pág. 205, que Berta Gardes, a quien agotaban físicamente las salidas por las distancias que a veces tenía que recorrer y el inconveniente de no conseguir taxi para volver, decidió la compra de un automóvil y “me encargó la compra del mismo pidiéndome que lo hiciera a mi nombre. Así lo hice y así quedó solucionado el problema del transporte. Ya adquirido el automóvil, me dijo que la idea de ponerlo a mi nombre obedecía a que quería regalármelo. Lo acepté muy agradecido por venir de Doña Berta quien me conocía muy bien y sabía que con respecto a ella, yo estaba exento de toda idea de lucro.”¡Y después hay quien dice que Doña Berta, como buena francesa, era muy ahorrativa!
Sería interesante averiguar si este “regalo” fue anterior a la confección del testamento de Berta de 1938.

Para no tener que seguir “sacrificándose”, aceptando ese tipo de “regalos”, Defino se ocupa, apenas se va a vivir con Doña Berta, de que la misma redacte el 2 de julio de 1942, un segundo testamento en el que lo nombra único heredero de TODOS sus bienes.
Para evitar problemas, “si bien la única dificultad” consistía en la separación de sílabas al escribir su apellido, y TODOS los demás datos referidos a fecha, lugar de nacimiento y datos de los padres eran coincidentes, hace que la Sra Berta aclare: “Armando V. De Fino, que firma Armando Defino”.

Recordemos que en el testamento ológrafo de Gardel, éste no dice en ninguna parte: “Charles Romuald Gardes, que firma Carlos Gardel”
Según declaraciones de Isabel del Valle, a la muerte de Anaïs Beaux , Armando Defino echó de la casa de Berta a Fortunato Muñiz.
Defino en cambio dice en su libro que “el anciano esposo de dicha señora, don Fortunato Muñiz, por razones obvias, abandonó la casa y se fue a vivir con su hijo, donde falleció al poco tiempo.”
No sé cuales pueden haber sido esas “razones obvias”, porque el señor Muñiz había sido siempre como un hermano para Doña Berta y había vivido con ella más de 30 años. Entiendo que sacar a una persona anciana de su casa y sus costumbres, después de haber sufrido tan dolorosa pérdida sólo podía acelerar su muerte, además de que Berta debe de haberlo extrañado mucho.
¿Habrá temido que Don Fortunato heredara la casa de Berta en caso de fallecer antes que su querido amigo?
¿Por qué Defino nunca propició una entrevista periodística a ese hijo de Don Fortunato Muñiz que según los Sres Barsky compartió la infancia de Gardel? Seguramente debía de saber mucho sobre la verdadera historia de Carlos Gardel?

---------------------

Bibliografía
Armando Defino: Carlos Gardel - La verdad de una vida - Cñía General Fabril Editora, S.A.
R. Ostuni: “Repatriación de Gardel” Ed. C. de Tango.
N. Bayardo: "Dos Rostros para Gardel" Fundación Bco. Boston 1998.
“Vida y milagros de Carlos Gardel”. Montevideo: La República, 1988
C. Bricheteau: “Généalogie d’un mythe ou la famille toulousaine de Carlos Gardel » Toulouse, 2004.
M. Ruffié, J.C.Esteban y G. Galopa: “ Carlos Gardel: Sus antecedentes Franceses” 2006. Editorial Corregidor
----------------------
En las entradas anteriores que figuran a continuación de esta nota encontrará ampliada la información sobre la Casa Benincasa Hnos.
En el blog Carlos Gardel ¿Tipógrafo por tradición familiar?
http://gardeltipografo.blogspot.com/
encontrará ampliada la información sobre la relación del cantor con su familia biológica.


lunes, 22 de octubre de 2007

CARLOS GARDEL - La Escuela de Durazno y Médanos - Documentación

Por Martina Iñiguez
Cada vez son más contundentes las pruebas de la asistencia de Carlos Gardel a una escuela del barrio del barrio Sur de Montevideo.
En el blog "La escolaridad de Carlos Gardel en Montevideo" http://charlaescolaridadgardel.blogspot.com/, mostrábamos, a modo de ejemplo de como se llevaban algunas anotaciones en la época en que el cantor cursó sus primeros grados de estudio, el Libro Diario de la escuela de 2º grado de niñas Nº 8, de 1887.

Mencionábamos también que el primer libro de matrícula escolar de esa escuela correspondía al año 1900 y que si alguna escuela matriculaba antes de esa fecha a los niños aún no se habían encontrado las constancias.

Se ha hallado ahora documentación correspondiente a la Escuela de Varones de 2º Grado, Urbana, situada en la calle Durazno 337(numeración antigua), Sección 6ª, del Departamento de la Capital, a la que asistió el cantor.

Incluímos sólo lo correspondiente a los años que interesan a los fines de esta investigación





Libro Diario, Año 1890. Las anotaciones se inician en junio de 1890 y terminan en octubre de 1893.


El Libro Diario del año 1893 se inicia en el mes de noviembre. Puesto que para esa fecha Gardel ya habría sido entregado a Berta Gardes por el Dr. Mateo Parisí, yerno del Coronel Escayola y abogado de la familia, consideraremos solamente las anotaciones del Libro Diario de 1890.

Página 1 del Libro Diario
"El día de la fecha di posesión del cargo de Maestra de esta Escuela a la Srta María Manrupe nombrada por la Dirección G. de I. Pública.
Junio 2 de 1890 -----------Julián O. Miranda"

--------------------------------------------

En las páginas 33 y 34 del Libro Diario vemos que el 30 de Diciembre de 1890 se verifican exámenes y se anota el nombre de los alumnos que a juicio de la Comisión examinadora resultaron sobresalientes.
Exámenes Diciembre 30, año 1890Mesa examinadora compuesta por: Andrés Dubra y Seoane, Alberto Ballestero y Geremías Panizza
Alumnos sobresalientes:
"Germán Emilio Michelena, Pero Schwedt, Horacio Michelena, Pedro Lerena, Vicente Abal, Mateo Isabela, Celestino Cajero, Pedro Olmedo, Juan Coirvlo (me parece raro pero es lo que leo), Carlos Freitas, Miguel Tapi, Manuel Airva, Orestes E. Mayone, Américo Aval, Darío Basso, Lizardo Ramos, Facundo Figueira, Pedro Pont, Cándido Rapalini, Sebastián Noveri, Lorenzo Mondino, Florencio Arguiroff, Cayetano Bonomi, Antonio Mustapich, Alfredo Tajes, Bernardo Tapi, Juan Rafaell o Rafaull, Carlos Carrazoni."
-------------------------------------------

En la página Nº 49 del Libro Diario vemos que el día 15 de Mayo de 1891 "Con motivo de efectuarse el traslado de esta Escuela a su nuevo local, y con autorización del Sr. Inspector Departamental Don Julián O. Miranda, no se dio clase los días 16,18, 19, 20 y 21 del actual."
Si bien en esta anotación no figura la nueva dirección de la Escuela, sabemos que es en este momento cuando se traslada a la la calle Durazno 337, porque no hay anotado ningún otro traslado hasta el año 1902, pero en las carátulas de los libros posteriores al año 1890 figura la dirección mencionada.
La escuela se fundó el 2 de junio de 1890, bajo la dirección de María Manrupe. Se trasladó de la calle Durazno Nº 339 a la misma calle Nº 337, motivando el mismo la mayor amplitud del edificio.

Este hecho nos permite deducir que Carlos Gardel, pudo haber sido fotografiado en ese local(perfectamente identificado a través de planos y fotografías posteriores del mismo), entre el 15 de mayo de 1891 y la fecha en que fue llevado a Buenos Aires, posiblemente posterior a marzo de 1893, para ser entregado a Berta Gardes.

Vemos en la página Nº 81 del Libro Diario que el 1º de Diciembre de 1891, vuelven a verificarse exámenes y se agrega también la lista de los "alumnos que resultaron sobresalientes por buena conducta en el año y por su saber en el exámen":
Francisco Matenhon, José Cabrera, Alberto Carsonga, Vicente Abal, Eusebio Aravel, Lorenzo Mondino, Sebastián Noveri, Domingo Castellucci, Angel Bengoa, José Capuano, Carlos Lecot, Américo Abal, José C. Rapalini, Pablo Mata, Juan Bartahurn, Enrique Guzmán, José Foladori, Pedro Olmedo, Rodolfo Schwedt , Germán Noveir, Umberto Copetti, Mario E. Conde
Juan Introini, Nicolás Martínez, Gabriel Aval, Gilberto Bertoloti, Francisco Penadés Carlos, Alberto Angelini. (Puede haber algún error en la transcripción de los apellidos).


No se especifica a que grado pertenecían los alumnos, pero algunos de los niños mencionados pudieron haber sido compañeros de Carlos Gardel.

No figura entre los alumnos sobresalientes ningún alumno cuyo nombre pudiera corresponder al cantor. Como ya hemos dicho en una entrada anterior, varios investigadores buscaron infructuosamente registros que acreditaran el paso de Carlos Gardel por escuelas montevideanas con diferentes posibles nombres. De acuerdo a la versión oriental, Carlos Gardel fue hijo de Carlos Escayola, caudillo político de Tacuarembó, y de su cuñadita menor de edad María Lelia Oliva. Difícilmente hubiera figurado como Escayola u Oliva; debió de figurar con otros apellidos relacionados o no con la familia, lo que haría imposible, aún en el caso de encontrarlo, probar que un niño inscripto como José Oliva, Carlos Pittaluga o Julio Bentos es en realidad Carlos Gardel.

Página 87 del Libro Diario, dice:

"Montevideo, Febrero 15 de 1892
Día 15"
"Dando cumplimiento a lo dispuesto por la Superioridad Escolar queda abierta en el día de la fecha la matrícula de esta Escuela."

No hay especificaciones que permitan saber en que forma se hacía la matriculación.
A continuación dice:
"Días del Mes de Marzo de 1892
Día 2
Asistieron 52
Faltaron 0"

Pag. 91, Libro Diario:
"Día 24
Asistieron 183
Faltaron 20
Escribieron 183
Visité esta Escuela y de acuerdo a la última resolución de carácter permanente dictada por la Dirección General de I. Pública, ordené se diera pase para Escuela de 1º grado a los niños menores de 9 años que existen matriculados en ésta y que por sus conocimientos tampoco pueden permanecer en ella. Los niños que deben pasar son:
Pascual Figurelli, Alfredo Tapié, José Crespo, Zel Molinari, Ambrosio Pagani, Pedro Capdevila, Juan Bacigalupo, Luis Macció, Juan Rattaro, Eugenio Galmarini, Juan Simonetti, Silvio Giorge, Constantino Torres, José Gasparini, Gerónimo Bula, Angel Bruno, Agustín Roca.
Mayo 24 de 1892

Julián B. Miranda"
En la página Nº 92 del Libro Diario, mes de marzo de 1892, figuran pases otorgados para Escuela de 1º Grado a los siguientes alumnos:
"Angel Bruno, Pascual Figurelli, Pedro Capdevila, Ernesto Borghio, Eugenio Galmarini, Luis Macció, Alfredo Tapié."
No se procedió de igual manera con los educandos siguientes por considerar que reunían las "aptitudes que exige el programa de esta Escuela":
"José Crespo, Zel Molinari, Ambrosio Pagani, Juan Bacigalupo, Rodolfo Vazquez, Juan Simonetti, Silvio Giorge, José Gasparini, Constantino Torres, Gerónimo Bula ( o Bila), Agustín Roca, Juan Rattaro"

Tal vez algún descendiente de estos niños, al ver esta lista, recuerde alguna vieja foto escolar de su antepasado correspondiente a la Escuela de varones Nº 27, en cuyo local funcionó a partir de 1902 y hasta 1946 la Escuela Nº 12, de varones y niñas. Agradeceríamos mucho la hiciera llegar al Museo Pedagógico de Montevideo situado en Plaza Cagancha para poder fotografiarla.




Página 158, Libro Diario

El día 7 de julio de 1893, comienzan los exámenes generales correspondientes al primer semestre del año.
No aparecen nombres de alumnos durante 1893.
Es posible que el niño Carlitos Gardel no estuviera ya en Montevideo.


Matrículas
Ya he dicho que varios investigadores buscaron infructuosamente registros que acreditaran el paso de Carlos Gardel por escuelas montevideanas con diferentes posibles nombres.
La razón es fácilmente explicable.
En el Anuario Estadístico del Ministerio de Educación y Cultura, Año 1920, tomado de Bralich (Año 1996, Págs. 214 y 215) figuran alumnos Inscriptos en las Escuelas Públicas desde el año 1876, pero esta inscripción solamente certifica la cantidad de alumnos inscriptos, no sus nombres.A través de los libros diarios anteriores a 1900, podemos deducir que de algún modo se matriculaba, pero esta disposición no era aplicada todavía ordenadamente, de allí que el 10 de marzo de 1900 se dicte la siguiente disposición:"Dirección General de Instrucción Pública
RESOLUCIÓN
Montevideo, 10 de marzo de 1900
Con el fin de subsanar las deficiencias notadas en las matrículas actuales, se resuelve aceptar por vía de ensayo, el proyecto de matrícula permanente presentado por el Sr. Inspector Nacional, autorizándose la impresión del número necesario de matrículas.José P. Massera
Inspector Nacional
Francisco J. Muñoz
Secretario General"

Tomado de:
República Oriental del uruguay - Legislación Escolar Vigente
Publicación Oficial 1898=1903
Montevideo
Escuela Nacional de Artes y Oficios
1905

Libro de Matrícula - 1900-1901



Así nace el primer libro de matrículas permanentes de la “Escuela de Varones de 2º Grado, Urbana, situada en la calle Durazno 337 (numeración antigua), Sección 6ª, del Departamento de la Capital que corresponde a los años 1900-1901 y comprende del Nº 1 al 399 inclusive.
Con la Matrícula Nº 1, figura inscripto el niño Luis Dochone, Nacionalidad: oriental, Edad: 9 años, Fecha de su primera entrada en esta Escuela: 17 de febrero de 1900....”, prueba irrebatible de que la Dirección General de Instrucción Pública de la República Oriental del Uruguay estrenó el primer Libro de Matrícula en esa escuela en 1900.
Las reglamentaciones se dictan pero lleva tiempo lograr que se apliquen en forma generalizada y uniforme.
La disposición del 10 de marzo de 1900 es lo suficimiente explícita y justifica que no se encuentren matrículas anteriores a esa fecha.

A través de lo que aparece en los libros diarios se hace evidente que algún tipo de matriculación se hacía y que daban “pases” o “certificados” para otros grados o escuelas, pero al no estar asentados en libros, se explica que se hayan traspapelado, perdido en las mudanzas o desintegrado por los más de 100 años transcurridos. Esos comprobantes o no se conservaban o ya no existen, lo que no invalida el HECHO REAL de que el primer Libro de Matrículas conocido correspondiente a la Escuela a la que nos referimos fue iniciado en el año 1900, y allí figura la matrícula Nº 1.

Tampoco hemos encontrado listas de asistencia con el nombre de los niños “inscriptos” o “matriculados” antes de esa fecha, como las hay después de 1900.

Como se puede apreciar, la única escuela conocida a la que asistió el cantor Carlos Gardel, hecho irrebatible porque fue fotografiado en ella, es la "escuela de Varones de 2º grado, Urbana, sita en la calle Durazno 337 (nomenclatura y numeración antiguas), Sección 6ª del Departamento de la Capital , Montevideo.
----------------------------------------------
La falsa asistencia del cantor a la Escuela Superior de niñas de Talcahuano 678 de Buenos Aires
Tan válido como el hallazgo de la verdad, es la demostración de la mentira y esta fotografía ha demostrado también que es MENTIRA que esa foto escolar haya sido tomada en Buenos Aires, como lo han repetido tantos historiadores y como todavía insiste en ello el investigador Juan Carlos Esteban en su libro Encuadre Histórico, hecho que queda absolutamente probado al comparar la fotografía escolar con las existentes de la Escuela de Talcahuano 678. Los planos de la misma muestran también una total inexistencia de coincidencias.(*)

Una foto posterior de la Casa Fotográfica Benincasa Hnos, tomada entre 1894 y 1895 que muestra a Carlos Gardel con Francisca Franchini, en la que se lo ve con dos o tres años más que en la fotografía escolar, hace imposible que haya sido tomada en algunas de las escuelas a las que asistió el hijo francés de Berta Gardes después de 1897, por la sencilla razón de que esa casa dejó de existir con ese nombre en 1898.

CONCLUSIÓN
Como si no bastara la simple observación del plano escolar de la Escuela de 2º Grado de Varones validado por el Museo Pedagógico de Montevideo, para entender que se trata del MISMO edificio en que vemos al alumno Carlos Gardel niño fotografiado, como si no bastara con comparar la fotografía tomada 50 años después en el mismo edificio escolar de la Calle Durazno, las matemáticas agregan su testimonio irrebatible:
Si 9 puntos en el plano coinciden simultáneamente con 9 puntos en la fotografía escolar de Carlos Gardel, indican que sólo hay una posibilidad de error sobre más de 387 millones. (0,00000000258) (Ver cálculo de probabilidades compuestas)
Vemos aquí las coincidencias de distribución del edificio. A cada puerta corresponden dos coincidencias, por lo que son 9 en total. No hemos sumado ni las coincidencias de las medidas ni las coincidencias testimoniales.

Por eso es IMPOSIBLE que encuentren otro hipotético establecimiento escolar en Buenos Aires que tenga ese número de coincidencias.

De hecho no hay NINGUNA coincidencia con las escuelas conocidas a las que asistió el hijo francés de Berta Gardes, ni en las características del edificio (el de Buenos Aires era un edificio importante, hasta lujoso) ni en sus planos.

Vemos a la izquierda el interior de la Escuela de Talcahuano 678 y a la derecha la Escuela Nº 27 de Montevideo. NO EXISTE LA MÁS MÍNIMA SIMILITUD ENTRE LAS DOS ESCUELAS.

Se aprecia además que el alumnado de la escuela de Talcahuano estaba compuesto por niñas y varones. De hecho, de los 67 niños de 1º grado "B" allí inscriptos, 46 eran niñas y varones los 21 restantes.
Siempre "se supuso" o "se dijo" que esa fotografía escolar del cantor Carlos Gardel había sido tomada en una escuela de Buenos Aires, nunca se probó,
ésa fue la verdadera FÁBULA.


(*) Es falsa la afirmación hecha por Juan Carlos Esteban en su libro "Carlos Gardel, encuadre histórico", pag.80 donde dice: "Si extrapolamos al escolar fotografiado en buenos Aires frente al aula 1º C del Colegio Nicolás Avellaneda en 1897"...
Una afirmación falsa como la mencionada convierte automáticamente en falsas todas sus conclusiones.
En el libro "Tango, vigencia y crepúsculo", pag. 42, reconoce que la fotografía escolar proporcionada por Berta Gardes es auténtica, pero vuelve a faltar a la verdad al relacionar la fotografía con la "Escuela Superior de Niñas 6 Talcahuano 678 Cap." Fotografía en pág. 145.

lunes, 21 de mayo de 2007

CARLOS GARDEL - Fotografías que definen su identidad

Si bien los nuevos hallazgos no pueden asegurar que Carlos Gardel fue hijo de Carlos Escayola y María Lelia Oliva, demuestran sin lugar a dudas la existencia de dos niños: uno nacido en Tacuarembó, tal como el cantor lo afirmara repetidamente en vida, que hizo su escolaridad en Montevideo, documentada a través de su fotografía escolar, y otro francés, hijo de Berta Gardes, que hizo su escolaridad en Buenos Aires, documentada a través de registros o certificados escolares.

EL GARDES QUE NO FUE GARDEL

El retrato oval que Berthe Gardes entregara a “La Canción Moderna”, el 6 de Junio de 1936, como un retrato de Gardel en su niñez, no corresponde en absoluto a la iconografía del cantor Carlos Gardel
Casi con seguridad, esa fotografía corresponde al hijo francés de Berta Gardes, Charles Romuald Gardes, cuya identidad usara el cantor hasta el momento en que adquirió una propia, hecho que fue aprovechado por Armando Defino, último apoderado del mismo, para perpetrar el fraude que le permitió acceder al manejo de su herencia.
A partir del momento en que surgieron dudas con respecto a la identidad del niño del retrato oval, un dolicocéfalo cuya fisonomía difiere notablemente del rostro de Gardel niño que podemos ver en una conocida fotografía escolar suya y en otra posterior de estudio en la que aparece con una niña, supuestamente hija de Rosa Corrado de Franchini, el original de la foto oval deja de aparecer reproducido para ser reemplazado por modificaciones de la foto original.
Casi todas las modificaciones del retrato oval tienden a ensanchar el rostro para acentuar el parecido del hijo de Berta Gardes con el de las fotos infantiles del verdadero Carlos Gardel.

Los rostros de la foto escolar y de la fotografía con Francisca Franchini nunca fueron modificados porque era evidente que se trataba del cantor. Esas fotografías son analizadas en la 2ª y 3ª parte.
Comparado el retrato oval con otras dos fotografías de infancia del Cantor Carlos Gardel, determinaron que se trataba de fotografías de dos niños diferentes el comisario Juan Bautista Gaffuri, quien prestó servicios en la Policía Federal Argentina desde el 8 de marzo de 1938 hasta el 1º de abril de 1969, fecha en la que pasó a revistar en situación de retiro voluntario y el Licenciado Horacio E. Solla, técnico del Instituto Técnico Forense (Uruguay) y Miembro del American College of Forensic Examiners.

Tenemos aquí las únicas dos fotografías conocidas de Carlos Gardel niño


A continuación la comparación entre los rostros de Charles Romuald y de Carlos Gardel
El resultado del estudio hecho por el Licenciado Horacio E. Solla, técnico del Instituto Técnico Forense (Uruguay) y Miembro del American College of Forensic Examiners.sobre las dos fotos anteriormente mencionadas es el siguiente:
1) El niño de la foto oval (izquierda) presenta una cara de forma oval (según Pöch, en Comas 1976, p.283), barbilla fina (mentón), labios relativamente gruesos (Martin-Saller, 1957), nariz fina y algo pronunciada.
2) El niño de la foto nº 2 (derecha) presenta una cara de forma redondeada, mentón redondeado , labios de espesor medio y su nariz es de un ancho medio (alar-alar) y corta (nasión-subnasal).
*Los estudios comparativos de superposiciones digitalizadas, cortes sagitales y diversas mezclas de ambas fotos realizados señalan la no existencia de coincidencias fisonómicas significativas entre el niño del retrato nº 1 y el niño del retrato nº 2, vale decir, son dos niños diferentes.
-------------------------------------------------


El comisario Juan Bautista Gaffuri, quien prestó servicios en la Policía Federal Argentina durante 31 años, desde el 8 de marzo de 1938, hasta el 1º de abril de 1969, fecha en la que pasó a revistar en situación de retiro voluntario, después de analizar las dos fotografías anteriores estableció en su informe técnico:

* “Uno, el del cuadro ovalado, es de tez Pálida, cráneo ovoide, labios finos y cabellos y orejas distintos a los del otro.
* El del núcleo, tiene cara y cabeza bombé, labios gruesos. Desemejanza en las barbillas, ya que una es puntiaguda (Charles Romuald) y la otra de forma oval (Carlos Gardel)”.
* Termina el peritaje estableciendo: “Por los rasgos que presentan los niños, podemos afirmar que se TRATA DE PERSONAS DISTINTAS.”

2ª Parte

LA FOTOGRAFÍA ESCOLAR DE CARLOS GARDEL
Así como el investigador uruguayo Avlis recurrió a los testimonios orales y Nelson Bayardo a los escritos y / o publicados para tratar de llegar a la verdad, yo intento llegar a la misma a través de un testimonio que considero “implacable” o “inapelable”: el documento fotográfico.
Para bucear en la parte más oscura de la vida de Gardel he recurrido entonces a sus fotografías de infancia, que a pesar de ser muy pocas hablan con increíble elocuencia.

Voy a referirme especialmente a una conocida foto escolar suya aparecida en la revista “La Canción Moderna” en junio de 1936, con la siquiente leyenda: “Un grupo escolar en el que aparece Carlitos Gardel cuando cursaba el primer grado inferior de la instrucción primaria”.Es una foto donde se ve un grupo escolar de 56 niños varones de entre 6 y 10 años de edad, en la cual está Gardel niño, de acuerdo a propias declaraciones de Berta Gardes, quien señaló a éste con un círculo.

No hay preceptores ni indicaciones de grado o año a la vista.

24 años después, en 1960, Carlos Marín, veterano y prestigioso periodista porteño hizo una extensa biografía de Carlos Gardel en la revista “Ahora” (Buenos Aires, junio de 1960) y en la misma dio cabida a esa foto escolar del cantor. Debajo llevaba la siguiente leyenda:
“Fotografía de un grupo de escolares adonde asistía Gardel en 1893, quien aparece en círculo. Verificada la exactitud de esta fecha, a establecer cual es su edad.”

La importancia de esta publicación reside en que por primera vez se menciona la fecha en que habría sido sacada la foto.Marín informó al investigador Erasmo Silva Cabrera (Avlis) que había visto la fecha escrita detrás de la fotografía, lo que hace pensar que, antes de que Avlis comenzara a remover la historia, no se pensó que esa foto pudiera comprometer la veracidad de la “Historia oficial”. Actualmente, la foto tiene pegado un cartón detrás.

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
Esa fotografía, muestra de manera indiscutible, irrebatible, porque las fotografías de esa época no mentían, la imagen de Gardel insertada en medio de sus compañeros de grado, en el marco edilicio de la escuelita donde cursó parte de su escolaridad.
Su presencia allí es prueba más que suficiente de su asistencia a esa escuela, aunque no se hayan encontrado registros de alumnos de la misma.
Son excepcionales las escuelas de aquella época que aún los conservan porque se han perdido durante los más de 100 años transcurridos desde entonces
No hay registros escolares de la escuela de la calle Libertad 455 ni del Colegio San Estanislao a los que asistió el hijo francés de Berta Gardes Charles Romuald y sin embargo se acepta su asistencia porque existen un par de certificados de los mismos que así lo acreditan.
No existen registros de la escuela de varones de la calle Cangallo 1136 a la que Gardel pudo haber asistido. Estaba muy cercana a la calle Uruguay 162 donde vivió y figura en 1895 en la guía Kraft.
No existen registros de los niños que asistían al anexo del Colegio del Salvador al que también se dice que pudo haber asistido Gardel, ni del Colegio principal a pesar de que todavía funciona. Solamente los hay de los alumnos destacados.
Lo mismo ocurre en el Colegio Lasalle.
Gardel no podía tener certificado de promoción al grado siguiente porque fue sacado de la escuela de Montevideo antes de la finalización del año escolar para ser llevado a Buenos Aires donde fue entregado a Berta Gardes.

Varios investigadores buscaron infructuosamente registros que acreditaran el paso de Carlos Gardel por escuelas montevideanas con diferentes posibles nombres. Recordemos que, de acuerdo a la versión oriental, Carlos Gardel habría sido hijo de Carlos Escayola, caudillo político de Tacuarembó, y de su cuñadita menor de edad María Lelia Oliva.
Difícilmente hubiera figurado como Escayola u Oliva; debió de figurar con otros apellidos relacionados o no con la familia, lo que haría imposible, aún en el caso de encontrarlo, probar que se trata de Carlos Gardel.

Pero debemos aceptar que una fotografía es una identificación más válida aún que un certificado porque la imagen de una persona es plena prueba de su presencia en un determinado lugar y momento. Además de la plena identificación del lugar donde fue tomada.

Si la foto fue tomada en 1893, como afirmaba Carlos Marín, el niño Carlos Gardel debía de haber nacido entre 6 y 10 años antes, es decir entre 1883 y 1887 y no podría ser entonces el niño nacido en Toulouse en 1890.
Aparecen en la misma una importante cantidad de detalles edilicios que nos llevaron a la identificación de la escuela donde fue tomada.



Es evidente que los 56 niños fueron instalados en un patio pequeño, lo que hace pensar que la escuela no contaba con un espacio mayor donde acomodar a los chicos.

Están instalados delante de una puerta central que tiene escrita en el marco la inscripción 1º C. A través de los cristales de la puerta se observa otra abertura luminosa al fondo. A la derecha hay un pasillo que da a otro patio en el que se observa una gran claraboya, algo muy característico de las casas uruguayas de la época y que todavía subsisten en abundancia. Montevideo era la capital de las claraboyas, tal vez por su clima ventoso. No las había en tal profusión en Buenos Aires, donde en general, eran menos abundantes y bastante más pequeñas.
A la izquierda de la foto hay una pared que avanza hacia el frente donde se ve lo que parece la puerta de entrada a otra aula.

Para tratar de ubicar el posible edificio que aparece en la foto se tuvieron en cuenta los siguientes testimonios:

- 1) Berta Gardes entregó la foto escolar a la revista “La Canción Moderna”, señalando con un círculo cual de los niños era Carlos Gardel. Fue publicada en Junio de 1936.
- 2) El propio Carlos Gardel expresó al Sr. Salterain Herrera haber concurrido a la escuela Nº 27 del barrio Sur de Montevideo, situada en la calle Durazno casi Médanos. (Avlis, en el libro “Carlos Gardel, El hombre y su muerte”, pag. 77)
- 3) A Alfredo Frigerio le dijo alguna vez: “Esperá, Alfredo, vamos a dar unas vueltas por tu barrio (él vivía en Maldonado y Convención), que me trae tantos recuerdos”...
- 4) En otra morosa caminata similar, saliendo del viejo café Tupi Nambá (18 de Julio y Herrera y Obes), hacia el Sur (era el año 1930) Gardel iba acompañado por el Dr. César Gallardo, el deportista Juan Antonio Collazo, Carlos Morganti, - quien actuaba con él en el “Artigas” - y Pedro Bernat, su apoderado. En determinado momento Gardel se detuvo diciendo:
“Por aquí fui a una escuelita, ¿estará todavía el edificio?” Dijo el Dr. Gallardo que no pudieron ubicarlo.
- 5) Lágrima Ríos, conocida cantante uruguaya que vivía hasta hace poco tiempo en la calle Durazno al 1300 (numeración actual), hizo su escolaridad en una escuela vecina a su casa que acaba de ser demolida y que llevó también el Nº 27, pero a partir de 1902. Su casa está frente a la escuela Roger Balet, (donde se pensó en principio que podría tratarse de la escuela a la que concurrió Gardel.
Reconoció el edificio y afirmó: “Los edificios eran iguales, pero Carlos fue al que estaba a dos cuadras de aquí, haciendo esquina con Barrios Amorín (antes Médanos) que era solamente de varones. Es decir que coincide el testimonio de Lágrima Ríos con el del Sr. Salterain Herrera.


La búsqueda de la escuela de Gardel
Esta búsqueda comenzó en el año 2003 cuando, analizando la trayectoria escolar del hijo francés de Berta Gardes: Charles Romuald Gardes, perfectamente trazada por la investigadora Guadalupe Aballe en su libro “Algo más sobre Gardel”, entendí que la foto escolar de Gardel conocida no podía haber sido tomada, como se sugiere en el libro, en la escuela Superior de Niñas Nicolás Avellaneda por las siguientes razones:
- 1) Se trataba de una escuela de niñas a la que podían asistir varones hasta 3º grado, pero en la fotografía se veían solamente varones. De hecho , en 1º B, grado en el que estaba inscripto Charles Romuald, había inscriptas 46 niñas y solamente 21 varones.
- 2) La escuela de la calle Talcahuano era una escuela grande que contaba con amplios patios. No había justificación para buscar un lugar pequeño donde fotografiar a los niños.
- 3) Los planos de la misma no muestran ningún tipo de coincidencia con las características edilicias que aparecen en la foto escolar.

Habiendo descartado la posibilidad de que la fotografía hubiera sido tomada en Buenos Aires, continué la búsqueda en Montevideo, en el barrio sur donde una fuerte tradición oral decía que el cantor había recorrido en su niñez y juventud sus callecitas que daban al mar.
Recurrí al Diario “El País”, quien publicó una nota solicitando llegaran hasta su redacción quienes tuvieran viejas fotografías de la Escuela Nº 27, Los Sres Jorge Landi y Roberto Mendéz publicitaron la búsqueda por radio y televisión.
Aquí es donde se unió a la investigación la Sra María Hortiguera, directora del Museo Pedagógico de Montevideo, quien realizó una eficacísima búsqueda que la llevó al hallazgo del plano y la documentación de la escuela Nº 27, de la Calle Durazno 335, esquina Médanos. (numeración y nomenclatura antiguas)
Esta documentación, encontrada gracias a un relevamiento hecho por la Sra Berta Igoa, puede verse en Patrimonio Documental del Consejo de Educación Primaria, “Dirección General de Educación Pública, Informaciones Escolares, Departamento de Montevideo” y
permitió, finalmente determinar, que la foto escolar de Carlos Gardel fue tomada en esa escuela.
Aunque hay indicios de que habría asistido también a alguna otra escuela montevideana.

Aquí ven Uds el libro donde se encuentran los planos de las escuelas montevideanas de la época y la página donde está el plano y la descripción del edificio de la escuela de Durazno y Médanos

Las directoras eran las encargadas de dibujar los planos de acuerdo a las exigencias de la época.


Fotografía de frente y plano de la Escuela Nº 27


Coincidencias

Se hizo primeramente un esquema simplificado para determinar el punto de mira

Se determinaron las coincidencias a través de una proyección haciendo una comparación directa entre la foto y una ampliación del plano con la cámara colocada a 8,20 m. del frente del aula.

COINCIDENCIAS OBSERVADAS ENTRE LA FOTO Y EL PLANO DE LA ESCUELA Nº 27

La relación entre el ancho del primer patio (3.55 m.) y el del pasillo (1.25 m.) según el plano, coinciden con las medidas de la foto.
El largo del pasillo y el ancho del aula (4.60 m.), medidos por proyección, también coinciden.
Vemos en primer lugar, a la izquierda, los vanos de la puerta de un aula y sus puntos de coincidencia con el plano enmarcando la puerta.
G) Bordes izquierdo y derecho de la puerta lateral.
E) El siguiente punto marca el ángulo donde convergen las paredes de las aulas.
P) Estos puntos determinan los bordes derecho e izquierdo de la puerta central.
F) Ubicación de la segunda puerta alineada del aula que da al segundo patio vista a través del vidrio de la primera.
¡Atención a este detalle! La puerta del aula al segundo patio, está alineada con la que da al primer patio, como se ve en la foto a través del vidrio. El plano nos ha permitido saber que la abertura que se ve a través de la primera puerta al fondo del aula es la puerta que da al 2º patio, tal como ocurre en el plano.
P) Borde izquierdo de la puerta.
C) Esquina del aula.
A) A la derecha, columna del comienzo del segundo patio y claraboya.
I) Punto que tomamos por proyección que ubica el comienzo del pasillo en la misma línea del frente del aula.

El ángulo E y los puntos que determinan el ancho de la puerta lateral nos permiten deducir que los niños ocupan un espesor de aproximadamente 1,80 m. que coloca a los primeros a unos 5 m. de la cámara fotográfica.

La frutilla de la torta
Las pruebas acumuladas eran ya lo bastante contundentes como para que no quedaran dudas con respecto a la escuela donde Gardel fue fotografiado pero seguíamos tratando de sumar pruebas.

Se incorpora entonces a la búsqueda el Sr. Leonel García Laviano, quien reparte en el barrio fotocopias de la foto escolar solicitando a quienes tengan antiguas fotografías escolares de la Escuela Nº 27 las hagan llegar al Museo Pedagógico.
Su gestión da como resultado que aparezcan ex-alumnos que recordaban haber cursado su escolaridad en ese edificio cuando ya la escuela tenía otra denominación.

La escuela Nº 27 se muda en 1902 a un nuevo edificio, dándose comienzo entonces a la restauración y ampliación del edifico viejo, el que es reinaugurado en 1906, instalándose allí la escuela Nº12 de segundo grado, que funcionaba con esa denominación desde 1883 en la calle Encina. El alumnado era mixto.
Reproduzco a continuación una nota escrita por el Sr. Ricardo Angulo Bacigalupi, ex-alumno de la Escuela Nº 12 que reside actualmente en Montevideo.


Se buscó, a partir de ese momento, no solamente antiguas fotografías de la Escuela Nº 27, sino también las de la Escuela nº 12, que funcionó posteriormente en el mismo edificio hasta que fue demolido alrededor de 1950. En su lugar funciona actualmente, en un nuevo edificio estrenado en 1956, la Asociación Cultural Israelita Dr. Zhitlovsky, Escuela Primaria Wara.

La búsqueda dio por fin el resultado largamente esperado y podemos mostrar hoy una fotografía entregada al Museo Pedagógico por la psicóloga Sra Susana Raquel Balmelli Vázquez, ex-alumna de la Escuela Nº 12, novena niña de la última fila, contando desde la izquierda y fotografiada en otro patio, más amplio, del mismo edificio en que 50 años antes fue fotografiado el cantor más famoso de todos los tiempos: Carlos Gardel.
Se aprecia que el estilo de la construcción coincide con el de la fotografía de Gardel escolar.

En este patio, el pasillo de la derecha es también más amplio y se ve osuro porque como daba a la calle, la puerta permanecía cerrada.

Los libros de las escuelas Nº 12 y 27 se conservan todavía, lo que permite comprobar que el local donde siguió funcionando la Escuela Nº 12 es el mismo que utilizó anteriormente la Escuela Nº 27 a la que asistió Gardel. Como son registros posteriores a 1900, la niña Balmelli está registrada allí.

Al ser más ancho el patio, los alumnos están menos amontonados.

----------------------------------------------

Escolaridad del niño francés Charles Romuald Gardes
Digamos ahora que existe también toda una trayectoria escolar que corresponde al niño francés Charles Romuald Gardes, éste sin lugar a duda hijo de Berta Gardes, muy bien trazada por la investigadora Guadalupe Aballe, quien nos dice:

“El primer certificado perteneciente a Carlos Gardés lo emitió en el año 1897 la Escuela Superior de Niñas de la calle Talcahuano 678. Si bien las escuelas Elementales y Superiores eran para un solo sexo, la legislación escolar de la época permitía que asistieran varones menores de diez años.”...

“El otro certificado de Carlos Gardes que tenemos se halla en el Instituto Nacional de Estudios de Teatro y fue emitido en el año 1899 por la escuela Elemental nº2 del 6º distrito. Allí consta que Carlos Gardes aprobó 2º grado. Esta escuela funcionaba en la calle Libertad 455.

No tenemos registros acerca del paso de Carlos Gardes por escuelas durante el año 1900...”

... "El paso de Carlos por el prestigiosísimo Colegio Pío IX es conocido, lo que no quita que se haya fantaseado sobre este periodo, y mucho."

En 1901 cursa 2º grado Artesanos...”

... "En 1902 Carlos está en la sección Estudiantes, en 3er grado”

... "Carlos, junto con otros chicos compartió con Ceferino Nanuncurá el dormitorio María Auxiliadora. Debe aclararse que el premio "Digno de Alabanza" recibido por Carlos a fin de año se debió al estudio y no al canto, como erróneamente se propaga. También se difundió que en un concurso de canto Ceferino obtuvo un primer premio y Carlos un segundo. Pues bien no hay documentación fehaciente de la época que, hasta ahora, avale esto y es posible que ese concurso jamás existiera. Y también es falso que, cuando los restos del Venerable Namuncurá fueron repatriados, Carlos Gardel estaba allí para recibirlos.”

"De 1904 tenemos el certificado del San Estanislao, esta escuela funcionaba en la calle Tucumán 2646 y Carlos egresó de allí con las mejores notas”(Al decir “Carlos”, invariablemente Guadalupe se refiere a Carlos Gardes, salvo cuando dice que Carlos Gardel no estuvo presente cuando llegaron los restos de Ceferino Namuncurá.)

Digamos también que en la trayectoria escolar del francés Charles Romuald Gardes no hay espacio para un período escolar en Montevideo.

En el libro “Algo más sobre Gardel”, de Guadalupe Aballe, pag.21, está publicada la foto escolar con la explicación siguiente: “Fotografía escolar de niños pequeños tomada frente al aula de 1º C. El alumno Carlos Gardes se encuentra entre ellos (podría haber sido tomada en la Escuela de Talcahuano y Viamonte). Archivo Bruno Cespi.” Inclusive, la investigadora defendió esta posibilidad en el Congreso Gardeliano sugiriendo que no se veían más que varones porque en la época se separaba a los niños de las niñas en los recreos y la foto podía haber sido tomada en un recreo.

Sin embargo, no fue tomada allí, ni en ninguna de las escuelas a las que posteriormente asistió Charles Romuald Gardes, por lo que se hace indispensable aclarar que si bien la investigadora hizo un excelente trabajo sobre la trayectoria escolar del hijo francés de Berta Gardes, cometió un error al titular el libro “Algo más sobre Gardel”, porque en él no menciona en ningún momento la trayectoria escolar del cantor Carlos Gardel. Invariablemente describe la del hijo francés de Berta Gardes.

Y aquí considero importante dejar establecido que no existen dudas con respecto a que el hijo francés de Berta, Charles Romuald, cursa 1º grado inferior en la Escuela Superior de Niñas de la calle Talcahuano 678 (actual escuela 8, Distrito Escolar 1, Talcahuano 680).

Los grados eran mixtos hasta cuarto grado. En la planilla de Estadística Escolar de la Capital, correspondiente al mes de Setiembre de 1897, fecha de remisión de la planilla Octubre 2, había:
En 1º grado 109 varones y 228 niñas
En 2º grado 24 varones y 145 niñas
En 3º grado 2 varones y 60 niñas
En 4º grado 2 varones y 43 niñas.
A comienzos del año 1897 se crearon cinco primeros grados donde los niños estaban distribuidos, según consta en el registro, de la siguiente manera:
1º “A”, 27 varones y 43 niñas
1º ”B”, 21 varones y 46 niñas (El de Charles Romuald)
1º ”C”, 19 varones y 43 niñas
1º “D”, 25 varones y 40 niñas
1º “E”, 13 varones y 49 niñas

Las 46 niñas que formaban parte de 1º “B”, constituyeron el primer eslabón que creó la duda de que la foto escolar de Gardel, donde se ven nada más que varones, hubiera podido ser tomada en esa escuela. El 2º eslabón fue el enorme tamaño de la Escuela Nicolás Avellaneda en contraposición al pequeño tamaño del patiecito donde fue tomada la foto escolar.
Vamos a ver ahora el edificio y el plano de la Escuela de Talcahuano y Viamonte



Como se puede apreciar, no existe ni la más remota posibilidad de que la foto escolar de Carlos Gardel haya sido tomada allí. Se trataba de una escuela de niñas grande con grandes salones y patios y sus planos no tienen coincidencias con lo que se ve en la foto escolar de Gardel.


La foto escolar de Gardel tampoco tiene coincidencias con el plano de la Escuela de la calle Talcahuano. Como broche final, para demostrar que Carlos Gardel no fue fotografiado en esa escuela, pongo a consideración de los lectores una fotografía del interior de la misma que puede verse en el libro "Vistas de Escuelas Comunes", 1889, del Consejo de Educación, tomada por Samuel Both.

Como se puede comprobar, niñas y varones están mezclados.
Al quedar definitivamente demostrado que la foto escolar de Gardel no pudo ser tomada en ninguna de las escuelas a las que asistió Charles Romuald Gardes, queda automáticamente demostrada la existencia de dos niños diferenciados:
Carlos Gardel, nacido supuestamente en 1884 en Tacuarembó, hijo adulterino no reconocido de Carlos Escayola y María Lelia Oliva y
Charles Romuald Gardes, hijo natural de Berta Gardes y padre desconocido nacido en Toulouse en 1890.
3ª parte
CARLOS GARDEL NIÑO CON UNA DE LAS HIJAS DE ROSA FRANCHINI
La verdadera vida de Carlos Gardel presenta enigmas que han dado lugar a innumerables investigaciones no siempre exentas de errores, pese a la elogiable capacidad y voluntad puestas en juego por adictos a una y otra tesis.
En varias oportunidades Carlos Gardel reconoció en reuniones públicas y en reportajes concedidos a diarios y revistas que había nacido en Uruguay. En algunas ocasiones se dijo “rioplatense”.
No se conoce documentación identificatoria del cantor anterior a 1920, lo que hace válida la suposición de que se trataba de un indocumentado que aprovechó una amnistía de su país para adquirir por fin una identidad propia. La documentación que usó en vida, con la que firmó contratos, abrió cuentas bancarias, compró propiedades y viajó, lo decía uruguayo, nacido en Tacuarembó.
La principal discusión, empezó a registrarse cuando se conoció un testamento, tras su muerte, en el que se asimila su identidad a la de un auténtico hijo francés de Berta Gardes.

Existen sobradas razones para pensar que el testamento (aún aceptando que fuera auténtico) no es veraz, sino que se trató de una maniobra tendiente a permitir que su apoderado, Armando Defino, quien le aconsejó su redacción, pudiera seguir manejando los bienes del cantor en el caso de su fallecimiento.

Uno de los elementos de más difícil asimilación es la edad, ya que tanto las declaraciones del mismo Carlos Gardel como las de sus amigos siempre sugirieron un nacimiento anterior en seis o más años al del suplantado francés, de quien se sabe fehacientemente que nació en 1890.
De Carlos Gardel en cambio, se desconoce la fecha exacta de nacimiento. Supuestamente habría ocurrido alrededor de 1884.
Hay firmes indicios de que sus verdaderos padres fueron el Coronel Carlos Escayola, jefe político de Tacuarembó, quien mantuvo relaciones adulterinas con su cuñadita menor de edad, María Lelia Oliva. Se intentó ocultar el embarazo y posterior alumbramiento que se produjo en una estancia alejada de la villa. Para evitar el escándalo el niño fue llevado a Montevideo y posteriormente entregado en Buenos Aires a Berta Gardes para su crianza. Siendo un indocumentado, hasta que adquirió una identidad propia, usó el apellido de su madre adoptiva.

A través del análisis de los testimonios y de la documentación dificultosamente obtenida, porque su apoderado y beneficiario de la herencia fue quien publicitó solamente lo que le convenía, se va consiguiendo descifrar la verdadera historia del ídolo.

Una de las razones que inclina favorablemente la balanza hacia la versión que defiende el origen uruguayo u oriental del cantor son las numerosas falsificaciones y testimonios falsos publicitados destinados a hacer creíble la suplantación.
Si Carlos Gardel hubiera sido realmente el hijo francés de su cuidadora o madre adoptiva Berta Gardes, tales tergiversaciones hubieran sido innecesarias.


Carlos Gardel y el extraño caso del cartón mutante Fotografía Gardel - Franchini
Inconcebible manipulación de la fotografía del cantor Carlos Gardel niño con una de las hijas de Rosa C. de Franchini.
Reproduzco una fotografía aparecida en el libro “CARLOS GARDEL Y LA PRENSA MUNDIAL” de H. Peluso y E. Visconti, Edición 1998, pag 323
En ella aparece Carlos Gardel con una niña mayor que él, hija de doña Rosa C. de Franchini, madre de cinco hijos, tres mujeres y dos varones, quien se habría hecho cargo de la educación del cantor durante 5 años, poco tiempo después de la llegada de Berta Gardes a Buenos Aires, según lo declarara ella misma a “La Canción Moderna” en 1936.

La fotografia fue analizada por la investigadora Guadalupe Aballe en la publicación “Tango y Lunfardo”, que distribuyera Carlos Astarita, el 16 de diciembre de 2002, nota que llevaba el título “Mamá Rosa”.
Podemos ver también la nota en su libro “Algo más sobre Gardel”, pág. 25, en el que la investigadora hace un excelente trabajo sobre la trayectoria escolar de Charles Romuald Gardes, el hijo francés de Berta Gardes, pero hago la salvedad de que como no trata la escolaridad del cantor Garlos Gardel, su título es objetable.

Allí la investigadora reproduce los datos sobre Rosa Franchini y su familia que figuran en el Censo Nacional del 10 de mayo de 1895, tomo 494, correspondiente a la circunscripción 5ª de la Capital Federal:
Según sus comprobaciones, Doña Rosa, entonces de 45 años de edad, había nacido entre mayo de 1849 y mayo de 1850. Agrega que su nombre completo era Rosa Corrado de Franchini, de estado civil viuda, quien estuvo casada durante dieciocho años, era italiana, católica, sabía leer y escribir y era madre de cinco hijos:

Fortunato: de 17 años, habría nacido entre mayo de 1877 y mayo de 1878.
Angela: de 14 años, entre mayo de 1880 y mayo de 1881.
Francisca: de 12 años, entre mayo de 1882 y mayo de 1883.
Juan: de 10 años, entre mayo de 1884 y mayo de 1885.
María: de 5 años: entre mayo de 1889 y mayo de 1890.

Por la fecha del censo la investigadora deduce las edades posibles de los niños y concluye:
Por la edad de las niñas, la criatura que aparece junto al niño Carlos Gardes es María Franchini”

Si Carlos Gardel hubiera nacido en 1890, tendría en el momento del censo 4 años de edad pero de ser el niño oriental nacido en 1884 tendría 10 años.
Como María Franchini tenía en ese momento 5 años de edad, la investigadora, determinando por cuenta propia que Gardel era el niño nacido en Toulouse, atribuye a la niña de la fotografía la identidad de María porque era la que más se acercaba a la edad del hijo francés de Berta Gardes, sin tener para nada en cuenta que otras versiones dan a Gardel como nacido en 1884, hecho que cambia la posible identidad de la misma. Si usáramos el mismo criterio de Guadalupe Aballe, los que aceptamos que Gardel nació en 1884, por el sólo hecho de que la niña que nació en fecha más cercana es Francisca tendríamos que afirmar que lo es sin más consideraciones.

En la pag 27 del mismo libro encontramos notas aclaratorias:
"7 Foto tomada en Benincasa Hermanos, Buen Orden (Hoy Bernardo de Irigoyen ) 728, propiedad de Bartolomé Benincasa. (Guía Kraft 1900, primer tomo, página 662. Guía Nacional de la República Argentina 1901, página 85.) "
Esta referencia permite suponer que la investigadora, que es docente muy habituada a andar entre niños, buscó Benincasa Hnos en las Guías de 1900 y 1901 porque atribuyó al niño de la foto entre 9 y 10 años de edad, puesto que el hijo francés de Berta Gardes, habiendo nacido en diciembre de 1890, tenía 9 años en 1900 y 10 años de edad en 1901,

Dice también que la foto fue tomada en Benincasa Hermanos, propiedad de Bartolomé Benincasa. En este punto la investigadora ha cometido un error, porque en la Guía Kraft de 1900 no figura Benincasa Hermanos sino que por separado figuran:
Benincasa Bartolomé, Fotografía, Buen Orden 728
Benincasa Vicente, Fotografía, Artes 324

La fotografía apareció publicada por primera vez en la revista “La Canción Moderna” en junio de 1936.

Cuando aparece publicada en el libro “Carlos Gardel y la Prensa Mundial”, de Peluso y Visconti, edición 1998, se mencionaba solamente que era: “una de las hijas de Rosa Franchini”. No determinan de cual de las hijas se trata. Hasta ese momento nadie había mencionado la fecha en que hubiera podido ser tomada la fotografía ni a cual de las tres hijas de Rosa C. de Franchini correspondería porque:

-1) La foto no tenía fecha ni identificación de la niña.
-2) Recién cuando Guadalupe Aballe halló las referencias de esta familia en el Censo de 1895, se pudo saber el año aproximado de nacimiento de las tres hijas de la Sra Franchini.
-3) Cuando Armando Defino llevó a un periodista a casa de la familia Franchini para que hiciera la entrevista que salió publicada en La Canción Moderna, ésta ya estaba prevenida y seguramente también instruída sobre lo que debía decir o callar. Resulta demasiado extraño, que estando presentes las tres hijas de la Sra Franchini: Angela, Francisca y María hayan eludido decir cual de las tres era la que aparecía en la fotografía.

En ninguna de las tres publicaciones: “La Canción Moderna”, 6 de Junio de 1936; “Gardel y la prensa Mundial”, de Peluso y Visconti, edición 1998 y “Tango y Lunfardo”, de Carlos Astarita, 16 de diciembre de 2002, aparecía el logo de la casa fotográfica.

Por sugerencia del Sr. Espina Rawson, presidente del Centro de Estudios Gardelianos, quien me informó que la foto original y fechada podía verse en la Sala Gardel del Museo de la Casa del Teatro, me dirigí allí, lo que me permitió comprobar que no se trataba de un original fechado sino de una fotocopia láser y que la fecha 1898 era una fecha supuesta y acomodada a la "historia oficial" colocada en un cartelito aparte.
Reproduzco a continuación la fotocopia allí expuesta:

Dice a la izquierda “Benincasa Hnos”, en el centro hay un monograma con las letras “B” y “H” y a la derecha dice “Buenos Aires”.
La Museóloga Sra Silvia González, responsable del museo, informó que no se trata de una fotografía original sino de una fotocopia láser donada al Museo por el coleccionista Ricardo Stockdale, a quien lamentablemente no pudimos localizar para que nos informe de donde copió la fotografía.

Mis inquietudes me llevaron también al Archivo General de la Nación y he aquí que tuve la buena suerte de toparme otra vez con la fotografía de Gardel con la niña Franchini, donada al mismo por su director, Sr. Miguel Unamuno alrededor del año 2001.

Cual no sería mi sorpresa al ver que el logo de la fotografía allí existente era diferente al de la fotografía anterior:
Dice también a la izquierda “Benincasa Hnos”, en el centro hay un monograma con las letras “B” y “H” y a la derecha “Buenos Aires”. La dirección es la misma: “Buen Orden 728”. Las inscripciones y el monograma están hechos en relieve y tienen otro dibujo. Me dije que tal vez hubieran encargado la misma foto al estudio Benincasa Hnos en dos momentos diferentes, aunque me parecía muy raro que nunca se hubiera hablado de dos originales de la misma foto.

Pero mi asombro se convirtió en estupor cuando unos días después fui al Museo Casa de Gardel de la calle Jean Jaurés 735, donde me encontré con una nueva muestra y en las fotos allí incorporadas estaba... ¡Otra vez la foto de Gardel con la niña Franchini y también en un cartelito aparte la fecha 1898 y la supuesta identidad de la niña!

Pongo a consideración de Uds. la foto que allí se encontraba:
Esta vez el logo dice:A la izquierda “V. Benincasa”, en el centro tiene el monograma con las letras “V” y “B” que corresponden a Vicente Benincasa y a la derecha dice “Artes 324”, “Bs. Aires”.
Es decir que no sólo ha cambiado el logo sino también la casa fotográfica.

Aquí también la fotografía estaba acompañada por un cartelito que fechaba la foto en 1898 además de afirmar que la niña que aparecía allí con Gardel era María Franchini.

Encontramos en la misma vitrina la foto escolar de Carlos Gardel, de la que se ha demostrado que fue tomada en Montevideo, con la errónea información de que fue tomada en la hoy Escuela Nº8 Nicolás Avellaneda de la calle Talcahuano 678.

Resultados de la investigación sobre la foto de Gardel con la niña Franchini
Como no soy una experta en fotografía y mi intención era ser lo más fidedigna posible, decidí recurrir a quien, por su trayectoria como investigador, editor y coleccionista fotográfico, es sin duda el erudito que más conoce sobre el tema en el país.
Me refiero a Abel Alexander, quien desde joven fue fotógrafo, pero sin saber que sus antepasados también lo eran, y no sólo eso, investigando su historia descubrió que habían sido pioneros en el tema.
Interesado no sólo en la historia de su familia sino también en la figura de esos fotógrafos, tuvo la gran sorpresa de enterarse que su tatarabuelo, Adolfo Alexander había sido daguerrotipista, experto en el primer proceso fotográfico del mundo.
Actualmente el Sr. Abel Alexander es asesor Histórico Fotográfico de la Fototeca “Benito Panunzzi” de la Biblioteca Nacional y Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía.
No puedo dejar de sentirme impresionada por la modestia, gentileza y generosidad demostradas por el Sr Alexander apenas tuvo conocimiento del tema que me preocupaba.
En su compañía visité el Museo Casa Carlos Gardel, donde su director, el Licenciado Horacio Torres puso a su entera disposición los objetos atesorados en el Museo.
Como nuestro interés principal era determinar la autenticidad de la fotografía de Gardel niño con una de las hijas de Rosa Franchini (3ª foto de la nota anterior), el Lic. Torres desarmó gentilmente el marco que contenía la fotografía para que el Sr. Alexander pudiera examinarla.

Su conclusión fue que la foto allí expuesta no era un original, ni siquiera una falsificación, sino una burda reproducción láser color pegada sobre un viejo soporte de la casa Vicente Benincasa, que no corresponde al mismo período en que fue tomada la foto original.
Según nos informó el Lic. Torres, la fotografía fue donada por el coleccionista Bruno Cespi.
Sobre la 2º foto mostrada en la nota anterior perteneciente al Archivo General de la Nación encontramos que fue donada al mismo por su director, el Sr. Miguel Unamuno, quien informó al investigador Ricardo Ostuni que el coleccionista Bruno Cespi proporcionó el negativo que allí se encuentra.
Esta fotografía, sobre la que no se puede dar una opinión definitiva porque no hemos tenido acceso al original, da también la impresión de ser una copia pegada sobre un antiguo soporte, esta vez de la casa Benincasa Hermanos.
El Sr. Alexander explica que los hermanos Benincasa hacían sus trabajos con mucha prolijidad y que, invariablemente, la escenografía ocupaba todo el tamaño de la fotografía, algo que no tuvo en cuenta quien pegó esta fotografía sobre otro soporte, dejándole un margen inferior del soporte original a la vista.
Nos dice tambien:
“Una cosa es reproducir por cualquier medio una foto original para su divulgación, exposición, publicación, etc. y otra cosa es reproducir una fotografía original, pero insertarla en un soporte de época, de un período diferente de la misma casa fotográfica, porque en este caso se induce a error o engaño y confunde cualquier investigación, en este caso, la mía.”
La conclusión de Abel Alexander fue que la fotocopia Nº 2 que se encuentra en el Museo de la casa del Teatro, donde más claramente se ven los detalles de la fotografía, podría haber sido tomada del original donado por Armando Defino al Museo del Teatro Nacional Cervantes. Se ve claramente allí el logo original de la fotografía, un portrait cabinet, formato Inglaterra perteneciente a la casa Benincasa Hermanos.
La misma desapareció de la colección en el período en que dicho teatro estuvo cerrado.
---------------------------------------------------

Cronología de la Casa Fotográfica Benincasa

Existen noticias de la presencia de Vicente Benincasa en Buenos Aires ya en 1876, pero la información se ordena cuando aparece en 1886, editada por Kunz & Compañía, la “Gran Guía de la Ciudad”.
Es interesante verificar los fotógrafos que anuncia la citada guía, los más importantes de ese momento, entre los que encontramos a Vicente Benincasa, desarrollando ya, en aquel momento, una enorme actividad en el ramo.
A través de las Guías de la época: “Guía de la Ciudad, Guía Kraft y Guía de la República Argentina” podemos lograr un panorama bastante exacto de la actividad de las casas fotográficas.

Detallo a continuación fecha, guía, Casa fotográfica y dirección de la misma en los años en que hubo variaciones:

1886 Gran Guía de la ciudad de Kunz (GK),pag, 902
Fotografías:
Benincasa Vicente, Buen Orden 404

Por calle: Buen Orden, pag 77
404 Pº W. y M. Ahrens. (Dueño de la propiedad)
Vicente Benincasa, Fotografía de la Concepción. D.P.m.c.

1887-1888 Sigue figurando con la misma denominación y dirección.

1889, Guía Kraft, pag. 447
Aquí aparece como Benincasa y Hno. Buen Orden 728.

1890. Guía Kraft, pag. 413
Benincasa y Hno. Cambaceres 728 (Este año cambia el nombre de la calle, aunque sigue siendo el mismo lugar)

1891, Guía Kraft, pag.383
Benincasa y Hno., Buen Orden 728

1894 Cambia por Benincasa Hnos, Buen Orden 728
1895 Idem

1896 Guía Nac. de la Rep. Argentina, pag.81
Benincasa Hnos, Buen Orden 728

----------------------------------------------------------

1898-Guía Kraft

Tomo I-----pag 152
Aparecen 2 casas fotográficas Benincasa. Los dos hermanos establecen cada uno su casa fotográfica propia.
Benincasa Hnos
, Fotografía, Buen Orden 728
Benincasa Vicente, Fotografía, Artes 324

Los hermanos ya tienen sus casas fotográficas separadas, pero como Bartolomé Benincasa permanece en la misma dirección, todavía no aparece el cambio de titular en la Guía.

1898 Tomo 2, aparecen por separado Benincasa Hnos, Buen Orden 728 y
Vicente Benincasa, Artes 324
1898 Tomo 3, Aparecen ya diferenciados Bartolomé Benincasa, Buen Orden 728 y
Vicente Benincasa, Artes 324

1899 GNRA
Benincasa Bartolomé, Fotografía, Buen Orden 728
Benincasa Vicente, Fotografía, Artes 324

1899 - Tomo I
Benincasa Bartolomé, Fotografía, Buen Orden 728
Benincasa Vicente, Fotografía, Artes 324

-------------------

1904 GNRA, pag.84
Benincasa Bartolomé, Fotografía, Buen Orden 728
Benincasa Vicente, Fotografía, Callao 268
Las casas fotográficas Benincasa continuaron su actividad varios años más.

Hasta aquí, lo que figura en las guías podría inducir a pensar que la foto de Gardel con la niña Franchini pudo haber sido tomada hasta el año de 1897, eventualmente hasta el primer semestre de 1898.
Sin embargo, existen fotografías con soportes pertenecientes a la Casa Bmé Benincasa a partir de 1895.
El hallazgo de una foto de la casa Bartolomé Benincasa, que se ha podido fechar casi con exactitud, permite deducir también la fecha casi exacta en que fue tomada la fotografía de Gardel niño que nos ocupa.
Aquí vemos la fotografía de Ludovico Bianchini, proporcionada por sus familiares, quienes disponen además de otras fotografías posteriores que permiten determinar que se trata siempre del mismo niño.

Vemos en ella fotografiado a un niño de entre 5 y 8 meses de edad.
En el Censo de mayo de 1895 figuran:
Ludovico Bianchini, argentino, de 6 meses de edad, con su madre Sofía Meyer, francesa, de 29 años de edad y su padre, Ludovico Bianchini, italiano de 31 años de edad, los tres residiendo en Paraná 152, a la vuelta de donde vivía la también francesa Berthe Gardes.

Esta documentación nos permite determinar fehacientemente que Ludovico Bianchini fue fotografiado casi en la misma fecha en que fue hecho el censo, demostrando que, en la práctica, la casa Bmé Benincasa, funcionaba ya con ese nombre en 1895 y aparecía ya en los soportes de 1895 el logo con el nombre Bartolomé Benincasa. Como la dirección no había cambiado y el apellido seguía siendo el mismo, el cambio de titular no apareció en las Guías hasta la creación de una nueva casa fotográfica, en 1898, perteneciente a Vicente Benincasa.

En consecuencia la foto de Gardel niño tiene que haber sido tomada como muy tarde en 1894, o en los primeros meses de 1895, cuando Benincasa Hnos utilizaba todavía el logo que aparece en la fotografía de Gardel niño y éste tenía entre 9 y 10 años de edad, hecho coincidente con las declaraciones de Berta Gardes, quien dijo haber dejado a Carlitos Gardel al cuidado de la familia Franchini “poco después” de su llegada a Buenos Aires en 1893.

Es evidente que el niño de la fotografía no puede ser Charles Romuald Gardes, el niño nacido en Toulouse en 1890, quien contaba en 1894 con sólo tres años de edad.

Quien acompaña a Gardel en la fotografía es entonces Francisca Franchini, de entre 11 y 12 años en la misma.
--------------------------------------------------
Otras fotografías fechadas y autenticadas de la casa Benincasa ofrecidas a la venta en Internet por la Biblioteca comunale dell'Archiginnasio fortalecen la afirmación precedente:

Fotografía de Elisa L. Tortorella - Foto di Benincasa Hermanos, albumina, 200x135 mm.
Fechada en 1889. En la siguiente fotografía hemos aumentado el contraste del recorte de la izquierda, correspondiente a la fotografía de Elisa para que pueda verse mejor el logo con las letras B y H enlazadas que usaba la casa Benincasa Hnos hasta 1894, el mismo de la fotografía de Gardel con Francisca Franchini.

Según la Biblioteca comunale dell'Archiginnasio este retrato de Señora de la casa Bartolomé Benincasa, por el logo usado puede haber sido realizado entre 1895 y 1900.

Fotografías que definen una historia

El retrato oval conocido como de Carlos Gardel niño no pertenece a Carlos Gardel, el original no ha sido certificado como tal y las reproducciones que se exhiben o publican, han sufrido modificaciones en general tendientes a crear un parecido inexistente con el cantor.

Tenemos entonces dos fotografías de Carlos Gardel niño bien identificadas por Berta Gardes.
En primer lugar una foto escolar tomada en la Escuela Urbana de 2º grado Nº 27 de la calle Durazno 335-337 de Montevideo, a la que el cantor afirmó haber asistido, según testimonio del Sr. Salterain Herrera.

Es inexacto que esa fotografía haya sido tomada en 1897, en la Escuela Superior de Niñas “Nicolás Avellaneda” de la calle Talcahuano 678, como ya hemos demostrado.

Al no poder rebatir este hecho, ha habido quienes insinuaron que el niño señalado por Berta Gardes tal vez no fuera Carlos Gardel.
Quisiera que quienes dudan de que lo sea expliquen como justifican que Berta Gardes tuviera en su poder una foto escolar tomada en una escuela del barrio sur de Montevideo.

En la segunda fotografía infantil de Gardel, la Nº 2, lo vemos acompañado por Francisca Franchini. Sabemos que esta foto puede haber sido tomada aproximadamente en 1894 de acuerdo a la historia de la Casa Benincasa Hnos y a la fotografía comprobadamente tomada en 1895 con el logo Bmé Benincasa.

Coinciden además estas fechas con las declaraciones de Berta Gardes, quien afirmó haber entregado a Carlitos Gardel a la familia Franchini “poco tiempo después” de su llegada a Buenos Aires.
Coinciden con los abundantes testimonios sobre la infancia de Gardel en Montevideo y con sus propias declaraciones al respecto.

No hay forma en cambio de insertar estas dos fotografías en la “historia oficial”.
Se ha demostrado que la foto escolar no pudo ser tomada en ninguna de las escuelas a las que fue el hijo francés de Berta Charles Romuald Gardes.
Si hubo un niño del que tenemos documentada la trayectoria escolar en Buenos Aires y hay otro niño del que tenemos documentado su paso por una escuela de Montevideo 4 años antes de que el anterior comenzara su escolaridad, es evidente que estamos hablando de dos niños distintos a los que se quiso fusionar en uno solo.

Ubicación de la fotografía Gardel-Franchini en la infancia de Gardel

La foto con Francisca Franchini es posterior a la foto escolar.
No pudo ser tomada antes que la otra porque los niños tienen la costumbre de crecer, no de achicarse.
Si esa fotografía hubiera sido tomada en 1898, como afirman los francesistas, no habría espacio para una foto escolar anterior.
No puede haber sido tomada más tarde porque ya no existía la casa Benincasa Hnos.
Entonces no hay espacio ni tiempo donde puedan ubicar estas dos fotografías dentro de la “historia oficial”.
Carlos Gardel no era Charles Romuald Gardes y sus dos fotografías de infancia lo prueban plenamente.

Gracias a los inventores del daguerrotipo y de la fotografía la increíble infancia del cantor uruguayo de tangos más famoso de todos los tiempos comienza a ser documentadamente establecida.

¡Si no fuera por Daguerre...!
¡Qué piola ese Daguerre, visionario
que dio manija a la fotografía!
Ya ni parece cosa e’ brujería
que nos podamos escrachar a diario.

Sin Benincasa, Ucar, Silva, muestrario
del más alto nivel de escrachería
que eternizó a Gardel, nadie sería
en fotos del “Morocho” millonario.

Cuando en imágenes su pinta veo
por Buenos Aires o Montevideo,
toda su historia tengo en los mirones.

Su estampa hechiza a minas y gaviones.
Doy gracias a Daguerre, como en misa...
¡Mirá si se perdía su sonrisa!
Martina Iñiguez

Daguerre Louis-Jacques-Mandé: Fue el inventor,
junto a Joseph-Nicéphore Niépce, de la fotografía.
Piola: hábil, astuto, listo
Dar manija: impulsar un asunto
Escrachar: fotografiar, retratar
Benincasa Hnos: Estudio fotográfico de Buenos Aires
que tomó una foto del cantor en su niñez.
Ucar Ernesto: fotógrafo del estudio “El Indio”, de Montevideo
que le tomo una foto de adolescente.
Silva José María: natural de Montillón de Arriba, fue uruguayo por adopción. "Foto Silva" fue el tradicional Estudio Fotográfico de tres generaciones de uruguayos. Llamado “El fotógrafo de Gardel” fue el autor de sus mejores fotografías de adulto.
Escrachería: taller o estudio fotográfico
Mirones: ojos
Minas: mujeres
Gaviones: Hombres jóvenes

CARLOS GARDEL ERA URUGUAYO - NI FRANCES, NI ARGENTINO - ZORZALITO DE TAMBORES - TACUAREMBO

GARDEL SE ACABARON LOS OTARIOS E ISLA DE FLORES 0002

MI MONTEVIDEO QUERIDO - Mi Buenos Aires Querido - GARDEL ERA URUGUAYO Ni argentino ni francés

GARDEL MANO A MANO con su TESTAMENTO